Noticias

“Inversionistas deben Motivar la Sostenibilidad”

No obstante que la mayoría de las grandes empresas mexicanas sí invierten en sostenibilidad porque lo consideran una ventaja competitiva de largo plazo, Luisa Montes, directora ejecutiva de Ecovalores, asegura que aún es necesario que los inversionistas -principales consumidores-, motiven a más empresas mexicanas a que asuman la sustentabilidad.

La especialista de la filial mexicana de la inglesa EIRIS (Experts in Responsible Investment Solutions), que califica a empresas mexicanas del IPC de sostenibilidad de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) o que son públicas, explicó que los inversionistas extranjeros son factor de transmisión de las prácticas de sostenibilidad, debido a que poseen regulaciones relacionadas con los temas social, ambiental y de gobierno corporativo.

Mencionó al IFC del Banco Mundial como ejemplo de lo anterior, ya que sólo invierte en empresas que tienen características de sustentabilidad, además de que entre las condiciones para otorgar el crédito está el ir más allá de las regulaciones ambientales que establecen los gobiernos. La reducción de costos es el otro factor que impulsa a las grandes empresas a la adopción de la sustentabilidad.

El contagio sustentable ocurre también a través de las trasnacionales mexicanas, como Bimbo o Cemex, empresas globales que a donde han llegado con sus capitales, les han exigido mejores desempeños ambientales, y la consecuencia de ello es que han traído a México esas prácticas sustentables”, precisó.

Luisa Montes consideró que el impulso de la sostenibilidad entre las empresas es de vital importancia, dado que al equipararlas con la economía de un país, muchas de ellas son más importantes: “Las empresas tienen más dinero que los gobiernos”.

Dijo así que: “De las 100 economías más grandes del mundo, 51 son empresas, sin embargo, los gobiernos las dejan libres. Si Walmart fuera un país, sería la número 20 del mundo; es más grande que la economía de 170 países”. Sostenibilidad 2

En este entorno de sustentabilidad empresarial, la especialista de Ecovalores expresó que desde el 2005, cuando ya se había creado el índice de sostenibilidad de Brasil (Bovespa), diseñado por la Fundación Getulio Vargas, la BMV decidió asumir la metodología de EIRIS, pues ésta tiene 31 años de aplicarse en diferentes países del orbe, ello porque “los mexicanos confían más en una metodología hecha en otra latitud”.

Asimismo, “la Bolsa quería que la metodología fuera internacional para que los inversionistas internacionales voltearan a ver a las empresas mexicanas”.

Luisa Montes explicó que la metodología que utilizan para calificar a las empresas de la BMV se basa en la publicación de sus informes de responsabilidad social, los que se pueden ver en cualquier parte del mundo, y es a partir de la creación del IPC sostenible que los inversionistas internacionales voltearon a ver a las empresas mexicanas: en el primer año (2012) el índice Nueva York invitó a 11 empresas, al año siguiente a 24, y en el tercero invitó a 40 compañías.

Finalmente, la especialista en sostenibilidad explicó que las empresas mexicanas salen mejor calificadas en gobierno corporativo, lo que consideró como un efecto de la ley respectiva con más de 10 años de vigencia. Además de que las empresas que cotizan en Bolsa deben cumplir con esta ley, aseguró.

En gobierno corporativo, se les exige asumir prácticas corporativas internacionales, es decir que los consejeros sean independientes y no tengan más de 10 años en el cargo, pues aquí en México la práctica común era de 30 años, así como un comité de auditoría independiente, compuesto por experto financieros.

Fuente: http://eleconomista.com.mx

Temas

Anúnciate